Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira la cumbre, pero más importante es admirar las cosas bellas del camino. Sube despacio, firme, y disfruta cada momento. Las vistas desde la cima serán el regalo perfecto tras el viaje.

jueves, 23 de abril de 2015

Arcipreste de Hita. El libro del buen amor


No hay comentarios:

Publicar un comentario